La camiseta de tirantes...

 

Cuando era pequeña, mi mami, siempre me ponía una camiseta de tirantes blanca, de algodón, con agujeritos y una flor en el centro.

Hoy me la he vuelto a comprar y alguien que sabe muy bien de qué va esto de sentir también me la ha regalado.

Esa camiseta era imprescindible en invierno, en verano, con el chándal y debajo del vestido de flores y lazos que siempre llevabas a los eventos "de domingos".

Ahora, siempre está guardada en el armario debajo de toda la ropa bonita y de colores.

No sé muy bien por qué la escondemos "detrás" si es la que está pegada a la piel, la que no se ve pero la que dice quiénes somos y la que, en los momentos más importantes muestra nuestra esencia.  

Sácala porque será la te haga volver a la verdad... a los abrazos y besos que diste y recibiste, a los ratos bonitos con personas bonitas, a volver a ser...

Sácala porque es la que consigue que despierte ese niño y recuerde todo lo que teníamos y no sabíamos...

Sácala para secarte las lagrimas, porque, si, llorar es de valientes...

Sácala porque se nos va un verano donde algunos días hemos sentido el frío de enero, pero vendrán días en los que la necesitemos para protegernos de soleadas tardes de octubre...

Creo que todos necesitamos esa camiseta; la que te pones para que no se te enfríe la tripa pero, en realidad lo haces para que no se te enfríe el corazón...

Yo... Tengo dos...



Comentarios

  1. La camiseta de tirantes nos hace sentir lo que sentíamos de pequeños... Eso que creíamos olvidado pero que sigue ahí...Guardado...Como la camiseta de tirantes... Yo tengo una!

    ResponderEliminar
  2. Que cierto Raquel,al leerlo me han venido un montón de recuerdos y momentos pasados con ella🤗

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares